una nueva luz sobre los faros de las islas | una nova llum sobre els fars de les illes | new light on island lighthouses
Foto del Faro de n'Ensiola ubicado en Cabrera | Foto del Far de n'Ensiola situat a Cabrera| Photography of the n'Ensiola lighthouse located in Cabrera
Faros

BUSCADOR

Puedes utilizar el desplegable de la izquierda para acceder directamente a los contenidos de cualquier faro.

Si lo prefieres puedes utilizar el buscador para acceder al contenido por palabras clave.

Vida cotidiana

vida_cotidiana

La cotidianeidad de la vida en un faro fue variando sustancialmente con el paso de los años, debido principalmente al desarrollo progresivo de la tecnología empleada en el alumbrado marítimo. Sin duda alguna los tiempos más duros fueron los iniciales, cuando existían plazas de muy difícil desempeño, no tanto por los conocimientos necesarios sino por las extremas condiciones de vida.

En aquella época, los torreros y sus familias debían vivir en islotes tan pequeños como los de Penjats o den Pou. En este último, por ejemplo, el agua del mar en días de temporal entraba por las ventanas de las viviendas. Fueron bastantes las ocasiones en que, por culpa del mal tiempo, el suministro de víveres se tuvo que posponer hasta límites angustiosos. Además, los problemas de convivencia de aquellas familias en lugares tan aislados resultaban frecuentemente una dificultad añadida al difícil desempeño de la profesión.

Con el paso del tiempo el aislamiento fue resultando poco a poco más llevadero, debido a la incorporación de elementos como barcas a motor para los desplazamientos a los islotes, motocarros con los que transportar materiales e incluso al personal, radioemisores para comunicarse y cuartos de baño independientes para cada vivienda.

Todo esto repercutió en una importante disminución en las desavenencias entre los ocupantes del faro. En cualquier caso, la convivencia no dejó de ser nunca un factor muy importante y algo que los fareros tuvieron siempre muy presente, conscientes de que podría convertirse en uno de los mayores inconvenientes para desarrollar bien su trabajo.
La dureza de la profesión de torrero en las Baleares durante el siglo XIX queda reflejada en esta relación de sucesos, que aunque no representa sino una parte ínfima de lo acontecido, sí es bastante significativa respecto a las adversidades sufridas en algunos de aquellos faros.

- 1860: desaparecen en el mar los marineros que prestaban servicio en el faro de Na Pòpia. En aquella época los faros aislados tenían un servicio de lancha.

- 1869: los torreros del faro de l’Illa de l’Aire y Capdepera arriesgan sus vidas para salvar a unos náufragos; son condecorados por el Gobierno Español.

- 1881: mueren los dos torreros del faro dels Penjats intentando rescatar unos náufragos.

- 1890: mueren ahogados los dos marineros del faro de n’Ensiola.

- 1897: todos los torreros del faro de Na Pòpia incluso el suplente caen enfermos afectados por el dengue (enfermedad vírica conocida como la “fiebre rompe-huesos”), pero mantienen iluminado el faro a pesar de sus penosas condiciones de salud.

- 1913: los torreros del faro den Pou deben refugiarse en la isla de Espardell para sobrevivir al fuerte temporal. El edificio del faro quedó en ruinas.

- 1925: el torrero del faro de Tramuntana muere y su mujer se ocupa del faro hasta el día siguiente.

 - 1936: los dos torreros del faro de n’Ensiola son llevados a Menorca en un submarino republicano.

- 1939: los marineros del faro de Tagomago son secuestrados y llevados a Argel en la embarcación oficial del faro.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.